En este momento de profundas complicaciones para la entidad, el gobernador debe recordar que no va solo.

Que la multiplicidad de votos que lo llevaron al poder este año, deben de ser ratificados con su poder de convocatoria; sabemos de su probidad, de su honorabilidad, persistencia y calidad humana.

Se trata de un personaje que sabrá en todo momento, apegado a la legalidad, como lo ha demostrado este primer mes de trabajo en el Ejecutivo, respetar los derechos de las diversas comunidades de personas para las cuales él gobierna, coincidan o no con sus posturas políticas.

Tal vez sea éste el instante en que el gobernador podría hacerse acompañar de la comunidad de investigadores, intelectuales y académicos universitarios, que le permitan servir como brújula de su timonel y no desesperar.

Consta en redes sociales el cúmulo de dificultades del titular estatal de Ejecutivo, vivir preocupado por no violar en sentido alguno los derechos de terceros; eso es de admirarse en una persona de carácter insistente como la suya.

Una vez que se ha solucionado el problema de los pagos en las nóminas magisteriales, el gobernador tiene la certeza de que, en ese intríngulis, se cometieron diversas anomalías que, como en tiempos del Quijote, intentará desfacer mediante el desafío de todos esos entuertos.

David Monreal es, también, idealista, su visión de Estado no se circunscribe a los tres últimos meses de 2021, sino que se planea para los próximos 5 años y más allá, acorde con las políticas federales en la materia, en un momento de profunda transición política, plagado de dificultades extremas en el sentido de la reforma eléctrica que se avecina.

Zacatecas tiene la mira puesta en la solución de sus mayestáticos conflictos y hoy, más que nunca, le urge resolver las profundas diferencias sociales, el deshacer esos complejos universos de abismales contradicciones.

Un hecho es claro, este hombre apegado a la legalidad, no puede seguir consecuentando aquellos linderos del privilegio, los salarios multimillonarios en una tierra de tantas y profundas contradicciones.

Pero para no perderse en el mar de los endriagos, ese Egeo de mil sirenas y enormes desafíos tiene que llamar a toda la comunidad en su apoyo; al respecto, no hay mucho tiempo que perder.

O como dicen los expertisesHe knows how! pese a que Zacatecas es, en este momento, un delicado castillo de naipes de enormes magnitudes.