Zacatecas, Zac.- De acuerdo con el Registro Nacional de Índice Inflacionario, que reporta mes a mes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Fresnillo acumuló la inflación más alta a nivel nacional en el mes de julio, con un índice de 7.7 por ciento, seguido de Tepatitlán, Jalisco, con 7.4 por ciento.

Lo anterior pone en problemas a la primera ciudad comercial de la entidad, sobre todo cuando esa urbe tiene, también, los niveles más altos de criminalidad de todo el país y está considerada entre las 30 más riesgosas para la vida humana.

Cabe destacar que ese índice de 7.7 por ciento que obtuvo Fresnillo en este mes que está por concluir fue incluso mayor al 5.75 por ciento acumulado a nivel nacional, “ligeramente por encima del 5.74 por ciento de la quincena previa, cuando el índice subyacente -que los economistas consideran el de mayor riesgo-, se aceleró a 4.64 por ciento anual, la cifra más elevada en tres años y medio, contados a partir de diciembre de 2017”, de acuerdo con lo que afirma el propio INEGI.

Sin embargo, las amas de casa de El Mineral, la capital y Guadalupe sufren en estos momentos por adquirir insumos básicos y alimentos.

Ante ello, las quejas no se han hecho esperar, ya que en Zacatecas aumentaron los precios de los energéticos, alimentos y transporte.

De acuerdo con la variación anual 2020-2021, el gas incrementó 34.64 por ciento; el chayote, 31.48 por ciento; jitomate, 25.8 por ciento; pierna de cerdo, 19.72 por ciento; aceites y grasas vegetales comestibles, 19.52 por ciento; manzana, 17.97 por ciento; chuletas de cerdo, 17.13 por ciento; gasolina de alto octanaje, 16.48 por ciento; camarón, 16.03 por ciento; pollo en piezas, 15.03 por ciento; y la tortilla de maíz, 13.46 por ciento.

Ante ello, Jonathan Heath, gobernador del Banco de México, dijo que la segunda quincena de julio de 2021 se trató de la más elevada desde 1999, cuando se vivió un caso similar, mientras que otros especialistas consideraron que “el hecho sobrepasa las expectativas del mercado y las del Banco de México, lo que provocará, sin duda, nuevas presiones inflacionarias”.

Sin embargo, refirieron esperar que dicho nivel inflacionario decrezca al menos a 5.25 por ciento, al concluir 2021, y añadieron que esa presión se debe al alza de precios internacionales en materias primas, que seguiría siendo “presumiblemente alta, incluidos los alimentos”.

Además, añadieron que ese porcentaje podría aumentar o bien mantenerse durante agosto.