Zacatecas, Zac.- Alfonso Vázquez Sosa, titular del Instituto Zacatecano de Cultura (IZC) Ramón López Velarde, presentó la Memoria de Administración de su gestión, correspondiente a los años 2016-2021.

Vázquez Sosa indicó que este documento plasma toda la actividad cultural llevada a cabo dentro de esa institución durante los cinco años que él la encabezó, lapso en el cual hubo, para ese desarrollo, una planificación cultural.

El funcionario mencionó que ese proceso de desarrollo cultural partió de la misión fundamental del instituto, a partir de la difusión y el fomento de la actividad cultural en el estado.

A lo anterior indicó que, en ese sentido, se logró cumplir con lo que se esperaba de una administración como la suya, en el sentido de cubrir las expectativas de la ciudadanía además de atender lo relacionado con promotores y gestores culturales.

“El contenido de esta memoria se centra en los ejes establecidos por la actual administración, donde uno de los puntos importantes tuvo que ver con la capacitación y formación de personal que atiende los servicios culturales del IZC”, agregó.

Vázquez Sosa refirió que a ello siguió la presentación de productos culturales del estado y, también, las acciones y gestiones de descentralización de la institución, unido a los procesos de transparencia.

En ese sentido, invitó al análisis y revisión de la memoria con el fin de que se le consulte, porque “su finalidad es compartir el resultado de cinco años a cargo del IZC”.

Los presentadores de la Memoria de Administración fueron Kutzi Hernández Galván, Arazú Tinajero y José Luis Guerrero, quienes coincidieron que la administración del maestro Vázquez Sosa, pese al COVID-19, siguió desarrollando la actividad cultural mediante herramientas tecnológicas para llevar los diversos festivales a los hogares de los espectadores.

En ese sentido, destacaron también la universalidad de sus actividades en distintas ramas que no se centraron exclusivamente en un solo tema.

A pesar de ello, indicaron que quedaron pendientes otros temas como la atención cultural que merecen las comunidades alejadas del centro de la entidad.