Guadalupe, Zac.- Lo que los espectadores podrán apreciar en la exposición denominada “Patria Diamantina”, notas alegóricas de Ramón López Velarde, en una de las salas anexas del Museo de Guadalupe es el orbe sentimental, religioso y sensual que acompañó al poeta de Jerez, Zacatecas, Ramón López Velarde, nacido en 1888 y falleció en la ciudad de México en 1921, de manera que sus fechas de nacimiento y deceso alcanzan doble significado para el arte, la cultura y desde Zacatecas.

Evaristo Robles Escalera, curador en el Museo de Guadalupe, convoca a toda una suerte de emociones que tienen mucho que ver con el sentimiento religioso, la devoción de las formas femeninas, la sensualidad y el erotismo de una provincia alojada en los sueños oscuros de sus personajes y el ideal, nunca satisfecho de un versificador, un poeta extremadamente cauteloso en el uso de un lenguaje modernista.

La exposición permanecerá abierta hasta el próximo 29 de abril de 2022.

Evaristo Robles Escalera, curador en el Museo de Guadalupe.

La muestra, que usted puede apreciar, contiene de todo, desde el manuscrito original digitalizado para exhibirse en un muro del extenso y maravilloso poema La Suave Patria, escrito casi al finalizar la vida del gran autor zacatecano.

Ahí puede apreciarse, además, el registro alusivo al nacimiento del autor, como su acta de nacimiento, el anuncio que de ello rememora un diario de la época, las revistas Azul y Revista de Revistas de Excélsior, donde el bardo publicó muchos de sus poemas.

También se pueden ver las vestimentas masculina y femenina a la usanza de la época, con aquellas sedas que tanto cautivaban la mente del autor, los amores imposibles que hubo a su alrededor, que emergen cual fantasmas para el caso de su prima, un piano que ella debió tocar y uno de los trajes originales que portó Francisco I. Madero, antes de que fuera asesinado por el dictador Victoriano Huerta.

La exposición se acompaña por pinturas de aquellos autores que lo acompañaron en su momento, tales como José María Velazco, su amigo, el entrañable pintor aguascalentense Saturnino Herrán e incluso Manuel Pastrana, de imborrable memoria para Zacatecas.

Misivas, mobiliario de la época, ecos de un episodio de transición como fue el que México viviera en el fin de una dictadura como la de Porfirio Díaz, los fragores del México revolucionario y el advenimiento de la consolidación postrevolucionaria, presente en la figura de Venustiano Carranza y la creación de un nuevo México, afianzado por la presencia de José Vasconcelos, en la titularidad de la Secretaría de Educación Pública.

Por todo ello, vale la pena visitar la exposición “Patria Diamantina”, notas alegóricas de Ramón López Velarde en el Museo de Guadalupe.